El BCE alerta de que Europa puede entrar en recesión

Luis de Guindos actual vicepresidente del BCE. (Foto: Wikimedia)
Luis de Guindos actual vicepresidente del BCE. (Foto: Wikimedia)
El BCE ha proyectado un crecimiento negativo en la región europea para los próximos años y advierte sobre la posibilidad de una recesión.
Luis de Guindos, vicepresidente del BCE, advirtió que la zona euro puede caer en una recesión profunda para el año 2023. La causa principal es la incertidumbre que desató la guerra en Ucrania que afecta al mundo entero.

El fantasma de la recesión

El continente, en la actualidad, muestra un crecimiento positivo que supera al 2 %. Sin embargo, Luis de Guindos espera una caída del Producto Interior Bruto para el año próximo. Según sus previsiones, esto daría como resultado una recesión.

Las condiciones que generó la invasión rusa en Ucrania complicaron el suministro de materias primas, lo que produjo una gran inflación. La mayor subida de precios en la zona euro alcanzó el 8 % que los economistas creen, se extenderá hasta finales del verano para comenzar a bajar poco a poco.

Inflación e IPC

Los organismos monetarios prevén un escenario en el que los índices de precios del consumidor se reducirán hasta el 6 % con un objetivo de 2 %. Las medidas que se tomen se basarán en la evolución del índice para mantener la estabilidad financiera. 

Una de las intervenciones más importantes que se realizaron hasta la fecha fue la subida de los tipos de interés. Otra decisión clave que esperan implementar es un mecanismo de compra de deuda pública para que la moneda no se fragmente.

Por el momento, no existen detalles sobre este programa especial. Pero se espera que pueda aliviar y mejorar la situación monetaria y, en consecuencia, reducir la inflación.

La situación europea

Por los análisis realizados, Europa atravesará una recesión peor que Estados Unidos. La guerra de Ucrania es el principal responsable de la problemática. En caso de que Rusia llegará a interrumpir el suministro de gas, la región entraría en una crisis inmediatamente. Alemania, uno de los principales importadores, podría sufrir una caída de hasta 5 % de su PIB.

Sin embargo, una nota positiva de la cuestión es que podría ser tan solo una recesión regional. Es poco probable que Estados Unidos y China se vean afectados de la misma manera que los países europeos.

Comienzo de la recesión

Se busca poner una fecha de comienzo a la recesión para poder planificar exactamente las medidas que se llevarán a cabo. Por lo general, tras las subidas de inflación bruscas suele haber una recesión. Pero no es sencillo anticiparlo. 

Puede tardar meses o incluso años en llegar y expandirse por completo. La magnitud del retraso se relaciona con la magnitud de la subida de precios y tasas. En esta situación en particular, la subida exuberante de los precios de energía es, sin dudas, una agravante a tener en cuenta.

Las estimaciones muestran que debería comenzar entre marzo del 2023 y marzo del 2025. Otros indicadores, sin embargo, muestran que podría comenzar en el futuro más cercano, incluso en este mismo año.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS