RESPUESTA CON EUROPA

Biden impone sanciones a Putin por envenenar y detener a Navalni

Navalni, detenido y encarcelado a su regreso de Alemania a Rusia. (Foto: MSNBC)
Navalni, detenido y encarcelado a su regreso de Alemania a Rusia. (Foto: MSNBC)
Estados Unidos impuso sanciones al Gobierno de Putin por el envenenamiento y arresto de Navalni. El primer castigo de la Administración Biden al Kremlin, coordinado con la Unión Europea.
Estados Unidos y Unión Europea anunciaron sanciones contra funcionarios del gobierno ruso por la detención de Alexei Navalni. Altos miembros del gobierno y entidades rusas se enfrentan el congelamiento de sus activos en territorio estadounidense y europeo, así como la prohibición de entrada y de negocios.



Estados Unidos y la Unión Europea anunciaron de forma conjunta sanciones contra altos funcionarios del gobierno ruso por el caso del opositor Alexei Navalni, que fue detenido y encarcelado a su llegada a Moscú en enero tras ser envenenado el año pasado.

La entrada en vigor de las sanciones representa la primera serie de medidas de la Administración de Joe Biden contra el Kremlin. Es además la primera impuesta en el marco del nuevo régimen horizontal por violaciones de Derechos Humanos de la Unión Europea. Representa un nuevo instrumento para responder ante violaciones de derechos a nivel global.

La Unión Europea impuso medidas contra el jefe del Comité de Investigación, Alexander Bastrykin; el fiscal general ruso, Igor Krasnov; el jefe de la Guardia Nacional, Viktor Zolotov; y el director de Prisiones, Alexander Kalashnikov.

La Unión Europea destacó que estos dirigentes son responsables de serias violaciones de derechos como detenciones arbitrarias, represión sistemática contra manifestaciones pacíficas y contra la libertad de expresión y opinión.

Las sanciones consisten en la congelación de activos en la Unión Europea y la prohibición de entrada a los países del bloque y se hacen efectivas tan solo una semana después de que el Consejo de Asuntos Exteriores diera la luz verde.

A su vez, la Administración de Joe Biden indicó que cuenta con informes que confirman “con gran confianza” que Navalni, que estuvo hospitalizado en coma durante más de dos semanas en una clínica en Alemania, fue envenenado por agentes del servicio de inteligencia ruso (FSB) con el agente químico Novichok.

Esas sanciones fueron impuestas “en concertación estrecha con nuestros socios de la Unión Europea” y son una “clara señal” enviada a Moscú, indicó un funcionario estadounidense. “Reiteramos nuestro llamamiento a una liberación inmediata y sin condiciones de Navalni”, añadió, sin detallar los nombres de los sancionados por la Casa Blanca

Joe Biden mantuvo a finales de enero una conversación telefónica con Vladímir Putin. Bien anordó la extensión del acuerdo de desarme nuclear Nuevo START y pidió la liberación de Navalni, según confirmó la Casa Blanca.

Horas antes de este anuncio conjunto, el Kremlin había advertido que cualquier nueva sanción de Estados Unidos sobre el tratamiento del opositor no lograría su objetivo y solo empeoraría las ya tensas relaciones de Rusia con la Unión Europea y Estados Unidos.

Pero, para los analistas, Vladimir Putin no ha comprendido aún la importancia capital de la defensa de los derechos humanos para la Administración de Joe Biden y su firme compromiso de coordinar todas las acciones de manera estrecha con sus socios y aliados, la Unión Europea y la OTAN.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS