CRISIS POLÍTICA

Castillo o Fujimori, pasiones y aversiones en un Perú totalmente fragmentado

Castillo o Fujimori, los dos candidatos más polémicos de Perú. (Foto: @PedroCastilloPL)
Castillo o Fujimori, los dos candidatos más polémicos de Perú. (Foto: @PedroCastilloPL)
Fue en abril cuando un desconocido Castillo logró ser la candidatura más votada entre la casi una veintena de aspirantes que se enfrentaban por liderar un proyecto impregnado de inestabilidad.
La definitiva cita con las urnas de este domingo en Perú enfrentó a los dos candidatos que más pasiones y aversiones levantan en una fragmentada y enfrentada sociedad peruana, Pedro Castillo y Keiko Fujimori. Se trata de dos tendencias totalmente contrapuestas que se disputan la segunda vuelta de las elecciones generales, con las que se intenta poner punto y aparte a una de las historias recientes de mayor inestabilidad política de la región.

Castillo, de Perú Libre, y Fujimori, de Fuerza Popular, fueron las dos opciones más votadas de una primera vuelta marcada por los agitados antecedentes que ha estado viviendo Perú en los últimos cuatro años, con cuatro presidentes y los seis últimos procesados por corrupción.

Fue el pasado mes de abril cuando, un candidato desconocido, de nombre Pedro Castillo, se convirtió en la candidatura más votada entre la casi veintena de aspirantes que optaban por modificar la inestabilidad que en los últimos años representó Casa Pizarro, seguido de Fujimori, un clásico de la política peruana reciente, quien se enfrenta a su tercer intento de ser presidenta. 

Sin embargo, la novedad no está tanto en las preferencias de los electores peruanos como en el rechazo que ambos generan. Si bien un 33%, según las últimas encuestas, no votarían por Castillo, un 55% no lo haría por Fujimori. La intención de voto sigue siendo ligeramente superior para el líder de Perú Libre, con el 51%, muy seguido de su competidora, que con un 48,9% ha recortado distancias en los últimos dos meses.

Entre los cinco candidatos más votados en la primera ocasión, ninguno superó el 20% de los votos. Entre Castillo -18,9- y Fujimori -13,4- cuentan con un tercio de los apoyos, por lo que para más de la mitad de los peruanos ninguno cuenta con legitimidad para ostentar el cargo.

También es importante destacar la importante cifra de peruanos que se abstuvieron o bien votaron en blanco, más de 3,2 millones, un 18,6%. En la cita de este domingo, la cifra incluso podría ser mayor dependiendo de si los insatisfechos apuntan en mayor medida hacia uno u otro candidato, o contra los dos. En abril ya hubo una participación del 70%, unos 17,7 millones de electores, una caída del 11,8% con respecto a la cita de 2016.

Está por ver hacia qué lado se inclinará el voto del extranjero. Castillo, que no obtuvo buenos resultados fuera, espera hacer buena su alianza con la otra representante de la izquierda en la primera cita, Verónika Mendoza, sexta opción aquella vez, pero vencedora entre los peruanos de gran parte de Europa, además de Cuba y Rusia.

Por su parte, Fujimori fue la opción preferida de los migrantes peruanos en Japón, Colombia, Ecuador y Argentina, por lo que en esta ocasión apelará al apoyo conservador de los votantes de Rafael López Aliaga, el preferido en Norteamérica, Brasil, España, o Australia, y de Hernando Soto, quien arañó los votos en Asia.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS