China adopta medidas contra Lituania, ¿por qué?

Wang Yi ministro de Relaciones Exteriores de la República Popular China. (Foto: Freepik)
Wang Yi ministro de Relaciones Exteriores de la República Popular China. (Foto: Freepik)
El gobierno chino considera un “acto extremadamente atroz” que Lituania haya permitido la apertura de una oficina de representación de Taiwán.

Las tensiones comenzaron cuando Taiwán y Lituania anunciaron la apertura de una oficina de representación del primer país en Vilna, como parte de una intensificación de las relaciones entre ambos países.

De inmediato el gobierno chino comenzó a ejercer presiones sobre Lituania para impedir la apertura de la oficina taiwanesa. Su primera reacción fue retirar a su embajador de Lituania, rebajando las relaciones a solo intercambio comercial.

También el Ministerio de Exteriores chino emitió un comunicado, donde advertía que la decisión de Lituania “socava la soberanía y la integridad territorial de China. El gobierno chino expresa una fuerte protesta y una firme objeción a este acto extremadamente atroz”.

Una cuestión de nombre, y de perspectiva

¿En qué consiste la “atrocidad” cometida por Lituania y Taiwán? Taiwán mantiene relaciones y oficinas con distintos países desde hace décadas, aunque para evitar conflictos con China por lo general se identifican con el nombre de su capital, Taipei.

La de Lituania, además de ser la primera representación diplomática que abren en dieciocho años, lleva el nombre de Taiwan.

Por años, China ha llevado adelante una campaña para evitar que otras naciones reconozcan a Taiwán como república independiente, y los planes de “reincorporar” la isla al resto del territorio actualmente están más presentes que nunca, por lo que no es de extrañar la fuerte reacción china.

La idea de “una sola China” parte de la visión continental de Taiwán como una “provincia rebelde”, mientras los taiwaneses, después de varias décadas de autogobierno, se consideran una república independiente.

Actualmente, Taiwán solo tiene reconocimiento como país por parte de 22 países, y representación diplomática en 15 (incluyendo al Vaticano), la mayoría de ellos son islas o pequeñas naciones, aunque también destacan países como Paraguay, Guatemala, Honduras y Nicaragua.

La respuesta lituana

Para Lituania la reacción china es desproporcionada. El Ministerio de Exteriores lituano ha lamentado la decisión china de rebajar el nivel de las relaciones diplomáticas.

También han declarado que “Lituania reafirma su respeto a la política de ‘Una sola China’, pero al mismo tiempo tiene derecho a expandir su relación con Taiwán y a recibir y a establecer relaciones no diplomáticas para garantizar el desarrollo práctico de esos lazos, como hacen muchos países. La recepción de la representación taiwanesa en Lituania se basa en intereses económicos”.

Con apenas 2.800.000 habitantes, Lituania se ha convertido en los últimos años en un centro de tecnología financiera, que importa de Taiwán semiconductores, láseres y otros elementos de alta tecnología.

En 2020 varias figuras importantes de la vida pública lituana publicaron una carta abierta solicitando al gobierno lituano que apoyara la independencia de Taiwán y su ingreso a la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Ese mismo año el gobierno lituano donó a Taiwán 20.000 dosis de vacunas contra el covid-19.

Por otro lado, Lituania mantiene una posición firme en su política exterior, que la ha enfrentado a vecinos como Bielorrusia, al manifestar su defensa a las democracias de todo el mundo, y consideran a Taiwán, en palabras del viceministro Mantas Adoménas: “un bastión muy importante de la democracia”.

Son factores que también deben haber contribuido al deterioro de las relaciones entre China y Lituania.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS