El conflicto que puede estallar entre Argelia y Marruecos

Militares del ejército de Marruecos haciendo ejercicios militares en el Sahara Occidental. (Foto: Wikimedia)
Militares del ejército de Marruecos haciendo ejercicios militares en el Sahara Occidental. (Foto: Wikimedia)
La escalada de violencia que sufre el Magreb puede generar una nueva guerra en el norte de África.

Las relaciones, de por sí tensas, entre Marruecos y Argel desde 1975 por causa del Sáhara Occidental amenazan con desaparecer debido a un presunto ataque del ejército marroquí que quitó la vida a tres civiles argelinos.

¿Qué sucedió?

El pasado lunes 1 de noviembre se registró un ataque “con armas sofisticadas”, según Argel, en la zona del Sáhara Occidental. Eran tres camiones que se desplazaban desde la capital de Mauritania, Nuakchot, hasta Ouargla, al sureste de Argelia.

La zona por donde probablemente pasaron, el extremo este del Sáhara Occidental, está controlada por Marruecos desde 1975 –desde que España se retirara– y que llama sus “provincias meridionales”.

La soberanía marroquí en esta región es completamente rechazada por el Frente Polisario, que en 1976 proclamó su independencia y creó la República Árabe Saharaui Democrática, siendo apoyada por, entre otros países, Argelia.

El “cobarde asesinato”, según el comunicado donde Argel acusa a Rabat, ocurrió presuntamente por haber confundido los camiones con vehículos del ya mencionado Frente Polisario.

Ya Argel había roto relaciones con Marruecos durante el verano y prohibió que naves aéreas civiles y militares surcasen el espacio aéreo argelino. Además, producto de estas tensiones fue el cierre del gasoducto del Magreb, que transportaba gas natural a España a través de Marruecos.

La muerte de estos tres civiles ha dado aún más combustible a una situación sumamente tensa, que en cualquier momento podría estallar.

Por su parte, Marruecos asegura que no tiene responsabilidad en el ataque mencionado y que no tiene interés en un conflicto armado con Argelia.

En Londres, el diario Al Quds al Arabi, que tiene una excelente relación con Rabat, citó a una “fuente anónima” marroquí que rechazaba las acusaciones argelinas y afirmaba que “Marruecos no ha atacado ni atacará a ningún ciudadano argelino, con independencia de las circunstancias, provocaciones y amenazas”.

Más allá de estas declaraciones anónimas, el gobierno de Rabat ha guardado silencio. Pero Argelia insiste en la responsabilidad de Marruecos, ya que la última semana de octubre debió contar la muerte de varios de sus ciudadanos en un área fronteriza con Marruecos.

La ira argelina

El comunicado de Argel decía con absoluta firmeza que “el terrorismo de estado” de Marruecos, y los “asesinatos no quedarán impunes”.

Lo cierto es que la violencia cada vez mayor que sufre la zona puede impactar de varias maneras a España, si es que se hace realidad una guerra entre Argelia y Marruecos. La primera consecuencia sería, por supuesto, el corte del suministro del gas argelino.

El Sáhara Occidental, el problema principal

Bajo la presidencia de Donald Trump, en 2020 se registraron algunos cambios importantes. Por ejemplo, Estados Unidos e Israel reconocieron la soberanía de Rabat sobre el Sáhara Occidental a cambio de que Marruecos normalizara sus relaciones con Israel.

Esto significó conflictos con otros países, que, como España, no aceptan el control marroquí sobre esta zona, y desde entonces hubo problemas con diversas naciones, como Rusia o Alemania, que podían demostrar aceptación hacia el Frente Polisario.

Lo que es indudable es que Marruecos ha decidido por todos los medios no perder Sáhara Occidental, y a pesar de que ha afirmado que no se dejará arrastrar a una guerra, esta opción no puede descartarse por completo, sobre todo si cuenta con el apoyo de Estados Unidos e Israel.

El peligro es que ambos países, desde hace años, han estado invirtiendo en su capacidad militar y cualquier chispa puede hacer saltar por los aires, literalmente, una zona donde la paz parece imposible.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS