Gabriel Boric: qué significa su victoria en Chile

Gabriel Boric pronuncia su discurso de victoria en las elecciones presidenciales de Chile 2021. (Foto: Wikimedia)
Gabriel Boric pronuncia su discurso de victoria en las elecciones presidenciales de Chile 2021. (Foto: Wikimedia)
El exlíder estudiantil Gabriel Boric, el presidente más joven en la historia de Chile, se enfrenta a un panorama nada halagador.

Con promesas de cambio, pero distanciándose de las posturas de Venezuela, Cuba y Nicaragua, Gabriel Boric representa una izquierda distinta en el continente americano. Su programa incluye las libertades personales, los derechos humanos y la diversidad.

Sin embargo, y pese a situarse más a la izquierda en el espectro político chileno, en la segunda vuelta tuvo que comenzar a dialogar y a colocarse más hacia el centro, con el objetivo de ganar gobernabilidad.

Minoría en el Congreso

Es una de las principales dificultades que enfrenta el gobierno de Boric, cuando asuma el 11 de marzo de 2022. Las elecciones legislativas del 21 de noviembre dejaron fragmentado el Parlamento, dejando al futuro presidente sin mayoría para gobernar.

Esto adquiere mayor relevancia sobre todo teniendo en cuenta las reformas que su coalición (formado por el Frente Amplio y el Partido Comunista chileno) quiere implementar en el país; reformas sustanciosas y significativas en temas de educación, pensiones y salud, materias muy delicadas en Chile.

Crisis económica y reformas

No es un secreto que la crisis provocada por la pandemia y su mal manejo en muchísimos países de la región dificulta enormemente la recuperación económica. Si Boric no lo hace bien, las expectativas de la ciudadanía y del sector privado rodarán por el suelo.

Y es que en verdad el presidente electo deberá caminar por un terreno minado, puesto que, si el sector privado no confía, le será más complicado ejecutar las reformas propuestas.

Entre las principales reformas está crear un sistema de salud público de contribución universal, un modelo de pensiones que termine con la gestión de las administradoras de fondos de pensión privados, aumentar la carga del PIB en un 5 % y transformar los carabineros (la policía militar).

Para aumentar el PIB propone la implementación de impuestos verdes y un gravamen especial a los multimillonarios, además de un royalty a la extracción de cobre, del que Chile es el principal productor mundial.

Por otra parte, se enfrenta a una situación delicada con la inmigración irregular (recordemos los episodios protagonizados al norte del país, en el desierto de Atacama, por inmigrantes ilegales venezolanos) y con el conflicto con el pueblo mapuche.

¿Candidato del Partido Comunista?

Así lo han identificado tanto José Antonio Kast, el principal contendor de Boric, como otros candidatos de la banda opositora.

Boric, en reiteradas ocasiones, ha dejado en claro que el Partido Comunista “será un partido más de la coalición”; hay que entender que desde el punto de vista mediático, ser candidato de un partido comunista tiene más desventajas que ventajas.

Sobre todo en los países de América Latina, donde la izquierda ha cometido graves errores: baste mencionar a Venezuela o a Nicaragua, sin hablar de Cuba, que ya es un fracaso tradicional.

Pero lo que dice Boric habrá de contrastarse con la realidad: qué ministerios de su gabinete obtendrá el PC y cuál será la influencia real en el gobierno.

Entretanto, el presidente tiene tiempo para negociar, dialogar y acordar hasta el 11 de marzo. Esperemos que esta nueva izquierda sea en verdad nueva y trabaje por el verdadero bienestar del país.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS