Hezbolá y sus aliados pierden el respaldo del pueblo en Líbano

Edificio del parlamento libanés en la Place dÉtoile. (Foto: Wikimedia)
Edificio del parlamento libanés en la Place dÉtoile. (Foto: Wikimedia)
Hezbolá y sus aliados dejaron de ser mayoría en el Parlamento del Líbano, de acuerdo con los resultados de las últimas elecciones en el país.
El partido de Hezbolá perdió la mayoría en el Parlamento del Líbano. No lograron conseguir las 65 bancadas para mantener el control. El bloque alcanzó 61 escaños, número por debajo de los 71 con los que contaba anteriormente. 

Pérdida del respaldo del pueblo libanés

El Movimiento Patriótico Libre, aliado de Hezbolá, dejó de ser el movimiento político cristiano con mayor representación al conseguir 17 escaños frente a los 19 de Fuerzas Libanesas. Por otro lado, 16 miembros independientes consiguieron acceder al parlamento, 15 más que en las elecciones pasadas del 2018. 

Mientras tanto, trece reformistas obtuvieron la misma cantidad de escaños después de haber defendido las campañas impulsadas por las manifestaciones populares del 2019. 8 escaños terminaron en manos de los candidatos independientes vinculados al partido Al Mustaqbal.

Marada obtuvo 2 mientras que el Partido Socialista Progresista 8. Luego los candidatos independientes relacionados con el Movimiento 8 de Marzo 9 y candidatos independientes del Movimiento 14 de marzo, 2.

Lograron entrar en el nuevo Parlamento tan solo ocho mujeres. Cifra que supone solo un 6 %. Entre estas mujeres se encuentran cuatro vinculadas a opositores, dos de Fuerzas Libanesas y una del Movimiento Patriótico Libre y una del AMAL. 

La reacción

Desde la Unión Europea declararon que las elecciones fueron un éxito pese a las tensiones localizadas y a las prácticas de clientelismo que observaron. Hicieron énfasis en la celebración de esta fecha y felicitaron al pueblo libanés por participar.

También resaltaron las irregularidades que se encontraron en el proceso y la baja igualdad de condiciones para participar en ellas. Existe confianza plena de que el Parlamento comenzará a trabajar para iniciar una nueva etapa positiva para el pueblo del Líbano que atraviesa una crisis económica y social.

Una de las tareas del próximo gobierno se basará en acordar con el Fondo Monetario Internacional para aplicar las reformas necesarias para que el país comience la recuperación. El Parlamento, mientras tanto, tendrá que adoptar una legislación para estabilizar la economía.

Las elecciones son consideradas una parte fundamental del futuro del Líbano, que atraviesa una crisis que se agravó por las explosiones en el puerto de Beirut y el COVID-19.

Crisis política y económica

La crisis política y económica en el Líbano no parece tener un fin próximo. La situación ha empeorado en los últimos tiempos debido al panorama de incertidumbre internacional causado por la guerra en Ucrania.

Las tensiones internas ponen en juego el futuro del país, en tanto las distintas alianzas deben trabajar en conjunto para solucionar los problemas. Una gran parte de la población se encuentra sumida en la pobreza, sufre cortes eléctricos y, además, lucha día a día con el aumento de los precios de productos básicos. Los resultados de la elección podrían suponer el alivio que el pueblo libanés tanto necesita.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS