AJUSTES TRIVIALES

Johnson presenta una ley para romper el Brexit y UE busca acciones

Johnson presenta el proyecto de ley que anula partes del Brexit. (Foto: @BorisJohnson)
Johnson presenta el proyecto de ley que anula partes del Brexit. (Foto: @BorisJohnson)
El Reino Unido quiere eliminar los controles comerciales con Irlanda del Norte, rompiendo el Protocolo. La Comisión Europea rechaza renegociar el protocolo y advierte de represalias.
Fue este lunes cuando Reino Unido presentó un proyecto de ley por el que el Ejecutivo sustituirá de forma unilateral parte del protocolo de Irlanda del Norte, que negoció con la Unión Europea y que forma parte del acuerdo del Brexit, por otras disposiciones más beneficiosas para Reino Unido.

Entre otras medidas, la nueva legislación prevé eliminar la jurisdicción del Tribunal de Justicia de la UE (TJUE) sobre las disputas referidas a Irlanda del Norte.

El protocolo, destinado a evitar una frontera física entre la provincia británica y la República de Irlanda, que sigue en el mercado único comunitario, establece controles aduaneros a los bienes que van de Gran Bretaña a Irlanda del Norte, algo que, según los políticos norirlandeses unionistas, amenaza la integridad territorial de Reino Unido.

La legislación podría tardar alrededor de un año en aprobarse y llega en un momento en el que Reino Unido se enfrenta a sus condiciones económicas más difíciles en décadas, con una inflación prevista que alcanzará el 10% y un estancamiento del crecimiento.

Con el proyecto de ley, que según Londres no viola la legislación internacional, el Gobierno conservador propone crear un "carril verde" que eximiría de controles aduaneros, sanitarios y fitosanitarios innecesarios a los bienes procedentes de Gran Bretaña destinados al consumo en Irlanda del Norte, con el fin de eliminar costes y trámites para empresas que comercian únicamente dentro del territorio británico.

En este sentido, los bienes procedentes de Gran Bretaña destinados a la República de Irlanda irían por un "carril rojo", en el que se realizarían los controles requeridos por la Unión Europea. Además, Londres se compromete a compartir con Bruselas datos en tiempo real de los movimientos comerciales para prevenir abusos.

El Gobierno británico también propone que las empresas que comercian solo con Irlanda del Norte puedan elegir si se rigen por estándares comunitarios, británicos o ambos, algo que, según Londres, ahorrará costes y burocracia y permitirá a los consumidores norirlandeses tener acceso a todos los artículos producidos en Reino Unido.

Asimismo, el nuevo proyecto de ley propone introducir un sistema de resolución de disputas que prescinda del TJUE y en la última instancia permita recurrir a un arbitraje independiente.

La ministra de Exteriores británica, Liz Truss, aseguró que el Gobierno se toma "completamente en serio" la aprobación de la nueva legislación, que ha calificado como una "solución práctica y razonable a los problemas que afronta Irlanda del Norte". "También protege el mercado único de la Unión Europea, para que la UE no empeore como resultado de esta ley", indicó la ministra.

"Este proyecto de ley defenderá el Acuerdo de Belfast y apoyará la estabilidad política en Irlanda del Norte. Pondrá fin a la situación insostenible por la que los norirlandeses reciben un trato diferente al del resto del Reino Unido",señaló Truss.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS