JORNADA CAÓTICA

El líder del Frente Polisario abandona España y pone rumbo a Argelia

El líder del Frente Polisario abandona España y regresa a Argelia. (Foto: RTVE)
El líder del Frente Polisario abandona España y regresa a Argelia. (Foto: RTVE)
Brahim Ghali abandonó España después de que el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz lo dejara en libertad sin dictar medidas cautelares.
El líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, salió de madrugada desde Pamplona en un avión francés fletado por el Gobierno argelino en Burdeos y dotado de unidad medicalizada (un Hawker 1000 de la compañía Airlec).  Su repatriación puso fin a una jornada frenética que arrancó con su comparecencia por videoconferencia ante el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz y su alta en el hospital de Logroño donde se encontraba hospitalizado. 

Cabe recordar que horas antes, Argelia intentó llevarse a Ghali en un 'jet' oficial (Gulfstream 7T-VPM) que acabó dando la vuelta a la altura de Ibiza y volviendo a su país, en una extraña maniobra que el Gobierno español tardó horas en aclarar. La sensación en ese momento fue de un total desconcierto por la falta de coordinación absoluta. 

En aquel momento, la ministra María Jesús Montero afirmó que no tenía constancia de los hechos, mientras el Ministerio de Asuntos Exteriores guardaba un silencio sepulcral. Fue el Departamento de Transportes, a través de un portavoz, el que confirmó el destino del aparato y el objetivo, así como que el aterrizaje no pudo llevarse a cabo.  

Fuentes saharauis señalaron que Gali completará su recuperación de la covid-19 en Argelia, una vez que ha superado la fase más crítica de la enfermedad. El líder del Frente Polisario abandona España después de que el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz lo dejara en libertad sin dictar medidas cautelares tras tomarle declaración como imputado.

El Ministerio de Exteriores informó la noche de este martes de que Gali, que “llegó a España en situación crítica y fue acogido por razones humanitarias”, había recibido el alta hospitalaria y tenía previsto volar desde el aeropuerto de Pamplona en un avión civil.

Tras recordar que “no tiene restringida su libertad de movimientos”, Exteriores subrayó que el líder del Polisario “portaba la documentación a su nombre con la que entró en España” y que “las autoridades marroquíes, a través de los cauces diplomáticos, han sido informadas de su salida”.

El lunes, víspera de que Gali declarase telemáticamente ante Pedraz, el Ministerio de Exteriores marroquí ya advirtió, en un extenso y confuso comunicado en el que llegaba a comparar la situación del Sáhara (un territorio pendiente de descolonización, según la ONU) con la de Cataluña, que la presencia en España del líder del Polisario no era la causa de la crisis como había sostenido hasta entonces.

La crisis entre España y Marruecos “no comienza con su llegada, ni terminará con su partida”, advertía, tras situar su origen en unas supuestas “segundas intenciones hostiles respecto al Sahara”, sin aclarar a qué se refería. “Si la crisis no puede terminar sin la comparecencia [judicial] del denominado Gali, no puede resolverse solo con su audiencia”, añadía.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS