CRISIS DIPLOMÁTICA

Marruecos aviva la crisis con España al comparar el Sáhara con el procés

Marruecos pregunta al Gobierno qué pasaría si recibiera a los independentistas. (Foto: @sanchezcastejon)8195;
Marruecos pregunta al Gobierno qué pasaría si recibiera a los independentistas. (Foto: @sanchezcastejon)8195;
¿Cuál habría sido la reacción de España si un representante del separatismo hubiera sido recibido en el Palacio Real marroquí?, se pregunta Marruecos.
La crisis entre Marruecos y España por la acogida en Logroño del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, y la posterior oleada de migrantes que desbordó Ceuta no va a acabar. Marruecos avivó las brasas al difundir su Ministerio de Exteriores una nota en la que, entre otros argumentos, equipara el problema del Sáhara Occidental con el procés.

Un tiempo después de la difusión del comunicado de Marruecos, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, respondió deplorando la actitud de Marruecos. "Si lo que se está diciendo por parte del ministro de Asuntos Exteriores marroquí es que han utilizado la migración, es decir, el asalto a las fronteras españolas por parte de más de 10.000 marroquíes en 48 horas, a mí me parece absolutamente inaceptable", explicó. 

El comunicado marroquí, distribuido sin membrete, sitúa la raíz de la "grave crisis" diplomática en las "segundas intenciones hostiles de España con respecto al Sáhara marroquí" y augura que este conflicto no terminará con la comparecencia ante la justicia del líder polisario.

Cuando alude al procés, el escrito de Rabat pregunta: "¿Cuál habría sido la reacción de España si un representante del separatismo hubiera sido recibido en el Palacio Real marroquí? [...]. ¿Si hubiera sido recibido pública y oficialmente por su aliado estratégico?". 

El escrito  recuerda que "Marruecos nunca instrumentalizó el separatismo" contra España: "Durante la crisis catalana, Marruecos no optó por la neutralidad, sino que fue uno de los primeros en ponerse del lado de la integridad territorial y la unidad nacional de su vecino del norte de forma clara y contundente". 

Y no duda en recordar dos momentos clave: en 2012 una delegación económica catalana visitó Marruecos y Rabat modificó su programa, a petición española, para que "no fuera recibida al más alto nivel y que todas las entrevistas se hicieran en presencia del representante de la Embajada de España". Por otro lado, en 2017, "Marruecos rechazó la petición de visita de un gran líder del separatismo catalán", dice aludiendo al expresident Carles Puigdemont.

Además, anota Rabat, "en medio de la crisis catalana, España siempre ha podido contar con Marruecos", con "la prohibición de la entrada de separatistas catalanes" y la "prohibición de todo contacto entre el consulado marroquí en Barcelona y el movimiento separatista catalán".


Comparte esta noticia

COMENTARIOS