Más de 800 millones de personas sufren hambre en el mundo

El hambre en el mundo puede aumentar por los conflictos recientes y la probable recesión económica. (Foto: Wikimedia)
El hambre en el mundo puede aumentar por los conflictos recientes y la probable recesión económica. (Foto: Wikimedia)
La guerra de Rusia y Ucrania ha desencadenado una paralización de las exportaciones y un encarecimiento de precios que influirá en el aumento del hambre en el mundo.
La ONU ya ha puesto de manifiesto los riesgos que la situación económica mundial puede tener sobre el hambre en el mundo. De hecho, más de 800 millones de personas sufren hambre en el mundo y esta cifra puede dispararse en los próximos años. 

A lo largo de los años han existido situaciones de crisis de manera recurrente en diferentes periodos. Sin embargo, en los últimos años se han concatenado varias crisis originadas por motivos diversos que van a tener un impacto determinante en todo el mundo a largo plazo. 

En las Naciones Unidas se ha puesto de manifiesto que el número de personas que pasaron hambre en el mundo el año pasado llegó a ser de 828 millones. Esta cifra implica que más de un 10 % de las personas en todo el mundo se encuentran en un estado de desnutrición. 

La guerra de Ucrania, un elemento desencadenante 

Aunque las guerras y la subida de los precios generan crisis y tienen un impacto muy negativo en la economía y la población, una de las crisis que no ha dejado de estar presente en el mundo y que no deja de crecer es el hambre. 

Esta realidad que se vive en muchos sitios se ha visto incrementada por la situación de la crisis de Ucrania que ha generado una desestabilización global, así como migraciones masivas. 

Tanto Rusia como Ucrania son de los mayores exportadores de cereales para el mundo, así como de combustible y fertilizante. De esta forma, la guerra ha provocado una interrupción de estas exportaciones y una elevación de los precios de los alimentos a nivel mundial. 

A esta realidad habría que sumar la situación que ha provocado, además, la crisis del covid-19. 

Un informe que retrasa el hambre cero en el mundo 

Si bien las Naciones unidas se había fijado un objetivo de hambre cero para el año 2030, esta meta se puede ver comprometida y retrasada como consecuencia de todas estas crisis consecutivas que se han venido produciendo. 

El informe elaborado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura en colaboración con el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola, el Programa Mundial de Alimentos, la Organización Mundial de la Salud y el Fondo de la ONU para la Infancia establece que se avanza hacia una pobreza extrema y se producirá un estado de desnutrición crónica.

La situación de desnutrición y hambre ha sido diferente para hombres que para mujeres. Se puede establecer que un 31,5 % de mujeres ha sufrido inseguridad alimentaria, siendo mayor que la de los hombres, que se sitúa en un 27,6 %. 

Sin duda, se vienen tiempos difíciles como consecuencia de todos estos cambios y escalada de subida de precios a todos los niveles. Habrá que estar atento a la evolución de las cifras de crecimiento y de los precios para ir adecuando la actividad y prever posibles dificultades mayores. 

Comparte esta noticia

COMENTARIOS