El presidente de Ecuador se salva de la destitución

Por solo 12 votos, Guillermo Lasso ha superado la moción para su destitución. (Foto:  Wikimedia)
Por solo 12 votos, Guillermo Lasso ha superado la moción para su destitución. (Foto: Wikimedia)
80 de los 137 diputados que forman la Asamblea Nacional votaron por su destitución, pero hacían falta 92.
Por 12 votos, el presidente conservador Guillermo Lasso sobrevivió a una moción para su destitución, promovida en la Asamblea Nacional, el parlamento unicameral de Ecuador, por la bancada parlamentaria de Unión por la Esperanza, una coalición de centroizquierda afín al expresidente Rafael Correa.

La oposición intentó apartarlo del cargo luego de negarse a negociar con el líder de la Confederación de Nacionalidades Indígenas (CONAIE), Leonardo Izas, y después de dos semanas de protestas que han causado al menos 8 muertos y más de 400 heridos.

El presidente sobrevivió al proceso de destitución, pero entendió el mensaje, y se sentó a dialogar con la Confederación, firmando un acuerdo que ha puesto fin temporalmente a las protestas y bloqueos de carreteras del Paro Nacional.

La “muerte cruzada”

El proceso parlamentario para intentar destituir a Lasso se invocó bajo la figura de “grave crisis política y conmoción interna”, y fue promovida principalmente por la coalición Unión por la Esperanza (Unes), en la que se encuentran fuerzas políticas vinculadas a Rafael Correa.

De ahí que el gobierno haya considerado este paso como parte de una conspiración del expresidente Correa contra la gestión de Guillermo Lasso. Pero es que también el gobierno ha acusado al expresidente de estar tras el levantamiento popular que ha incendiado a Ecuador.

A este procedimiento se le denomina la “muerte cruzada”, porque de haber logrado los votos necesarios para destituir al presidente, tendrían que convocar a elecciones de inmediato, tanto para la presidencia como para una nueva Asamblea Nacional.

La votación

La moción fue presentada por el parlamentario Fernando Cedeño (Unes), y fue seguida por la intervención de 109 diputados en un debate que duró 18 horas y se realizó en tres jornadas.

A favor de la destitución votaron los parlamentarios de Unes y una parte de los parlamentarios del movimiento indigenista y plurinacional Pachakutik, rama política del CONAIE.

Aunque el gobierno cuenta con apenas 13 parlamentarios, tuvieron el apoyo de los representantes del Partido Social Cristiano, y de otras fuerzas de oposición, como Izquierda Democrática.

La oposición necesitaba 92 votos para aprobar la moción, pero solo obtuvieron 80, aunque consiguieron la atención del gobierno.

El resultado de las protestas

Tras 18 días de protestas y luego del intento de destitución del presidente Lasso, el gobierno finalmente se sentó a negociar un acuerdo con la CONAIE, comprometiéndose a reducir los precios de diferentes tipos de combustibles populares, y estudiar otros puntos propuestos por las organizaciones indígenas.

Otra consecuencia de las protestas y la firma del acuerdo con la CONAIE ha sido la renuncia de los ministros de Economía y Finanzas, Salud Pública, y Transporte y Obras Públicas. 
Lasso también aceptó la renuncia de Alejandro Ribadeneira, secretario de Educación Superior, Ciencia y Tecnología e Innovación.

Además, a partir del jueves 7 de julio se instalarán las mesas de diálogo entre el gobierno y la CONAIE, y se establecerá una hoja de ruta para los siguientes 90 días, plazo que se estableció cuando se firmó el “Acta por la paz”, el 30 de junio.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS