El primer ministro israelí Bennett anuncia que no se presentará a las próximas elecciones

Naftalí Bennett en una reunión con el presidente de Rusia, Valdimir Putin. (Foto: Wikimedia)
Naftalí Bennett en una reunión con el presidente de Rusia, Valdimir Putin. (Foto: Wikimedia)
Desacuerdos internos y la pérdida de la mayoría en el parlamento llevaron al ministro a ceder su cargo a un miembro del partido aliado, Yair Lapid.
El 29 de junio, el primer ministro de Israel, Naftalí Bennett anunció, poco antes de la disolución de la Knesset, el parlamento israelí, que no se presentará a las elecciones, fijadas para noviembre de este año.

Es la quinta elección en menos de cuatro años, y ha sido el gobierno de menor duración en la historia de Israel: un año, desde que la coalición formada por ocho partidos políticos de distintas tendencias (incluido un partido árabe), logró desplazar a Benjamín Netanyahu del cargo de primer ministro.

Un gobierno breve y lleno de desacuerdos

El gobierno saliente, ahora a cargo del también ministro de Relaciones Exteriores, Yair Lapid, logró constituirse en junio de 2021, tras 12 años de gobierno de Netanyahu y cuatro elecciones en dos años, debido a la incapacidad de lograr una mayoría para formar gobierno.

Finalmente, para no ir por quinta vez a elecciones, se formó una coalición con ocho partidos y 61 parlamentarios, con Naftalí Bennet como primer ministro de un gobierno que se consideró una especie de experimento político, por las diferentes ideologías y tendencias de los partidos de la coalición.

El régimen saliente era un gobierno de rotación: Bennet gobernaría desde junio de 2021 hasta junio de 2023, y Lapid lo haría desde 2023 hasta 2025.

Desde el principio hubo fuertes desacuerdos internos, que culminaron e hicieron crisis a principios de junio, cuando el gobierno no renovó la ley de emergencia que mantiene el estatus legal de los colonos judíos en la Cisjordania ocupada.
Al disolverse la Knesset, esta ley, considerada clave por la mayoría de los israelíes, se renueva automáticamente, hasta que se forme un nuevo gobierno y se pueda debatir en el parlamento.

El 30 de junio se disolvió la Knesset y Naftalí Bennet cedió su cargo de primer ministro a Yair Lapid, que continuará actuando como ministro de Relaciones Exteriores. 

Nuevas elecciones

Bennett es un millonario que proviene del sector tecnológico, excomandante de las Fuerzas de Defensa de Israel, que ingresó en la política en 2006, cuando se desempeñó como jefe de gabinete de Netanyahu, y posteriormente como ministro de Asuntos de la Diáspora, ministro de Educación y ministro de la Defensa.

Al renunciar a participar en las próximas elecciones, que se harían entre la última semana de octubre y la primera de noviembre, su partido, Yamina, apoyará a Ayelet Shaked como candidato. 

Yair Lapid, que lidera un partido de centroizquierda, Yesh Atid, también irá como candidato en unas elecciones donde volverán a enfrentar a Netanyahu y al Likud, que continúa siendo una organización con mucha fuerza en Israel y que podría volver a gobernar en noviembre, si la coalición actual no logra mantenerse unida.

Sin embargo, las encuestas no dan un ganador definitivo, y no es improbable que noviembre sea apenas el inicio de una nueva serie de elecciones, hasta que alguna alianza logre formar gobierno.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS