Tensiones en Bosnia por el nacionalismo

Milorad Dodik primer ministro de la República Srpska  y el presidente de Alianza de Socialdemócratas Independientes (SNSD) (Foto: Wikimedia)
Milorad Dodik primer ministro de la República Srpska y el presidente de Alianza de Socialdemócratas Independientes (SNSD) (Foto: Wikimedia)
El alto representante para Bosnia alerta sobre el riesgo de inestabilidad y división dentro del país.

Se puede afirmar que Bosnia-Herzegovina está sufriendo un riesgo de que el líder Milorad Dodik lleve a término las amenazas nacionalistas. Se prevé que las tropas serbias se retiren del ejército central bosnio llevando así a cabo una maniobra contra la Constitución.

Estos actos podrían estar poniendo en peligro la paz y la estabilidad que se ha conseguido ganar en el país hasta el día de hoy.

Posible secesión

No obstante, hay que tener en cuenta que la retirada de las instituciones centrales podría suponer una violación de la constitución y podría suponer una secesión.

De hecho, Dodik ha puesto de manifiesto que su principal objetivo es poder recuperar algunas de las competencias que le habían sido privadas debido a toma de decisiones de representantes internacionales.

Desde hace años en Bosnia se vienen viviendo desacuerdos internos entre los pueblos enfrentados que han contribuido a que se prohíba la negación del genocidio de Srebrenica y otros crímenes de guerra.

Al margen de las discrepancias internas también habría que considerar que diversos países tienen intereses en la región.

Sería el caso de China que lleva ya un tiempo haciendo inversiones y proyectos en Bosnia. Igual ocurre con Moscú que considera que la zona de Bosnia estaría dentro de su ámbito de influencia.

Otro país como Turquía también se considera una autoridad que protege a los bosnios musulmanes.

¿Podría haber una nueva guerra?

Dentro de la presidencia, Dodik ha puesto de manifiesto que podría recuperar competencias que ahora están centradas en Sarajevo tras la firma del acuerdo de Dayton. Esta acción estaría basada en que la centralización fue propuesta en beneficios de los musulmanes.

El líder nacionalista podría estar perdiendo apoyos y esto le habría llevado a elevar el tono de sus discursos. De esta forma, en un afán de hacerse una figura básica y necesaria podría provocar una crisis, ya que solo él podría resolverla.

Cabe destacar que el nacionalismo en el país se ha ido intensificando desde que Schmidt estableció la prohibición de negar que se pueda considerar genocidio la matanza de 8.000 civiles musulmanes en manos de serbobosnios.

Todo podría indicar que hay cierta intención de luchar como respuesta para completar las limpiezas étnicas que se habrían producido en 1990.

Algunos gobiernos, incluso, habrían propuesto la modificación de fronteras para reajustar algunos territorios y así reducir en cierta forma las tensiones provocadas por los nacionalismos.

Bosnia tiene prevista la celebración de elecciones en 2022, lo que ha podido influir de forma destacada en el resurgir de los discursos nacionalistas con la finalidad de conseguir más votos.

A esta situación se suma la crisis derivada de la pandemia que podría haber afectado de forma importante al país en ámbitos como el desempleo y la situación económica.

Sin duda, la tensa situación en Bosnia unida a los desequilibrios económicos y territoriales podría ser un auténtico caldo de cultivo para más tensiones y el estallido de nuevos enfrentamientos.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS